Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Llegar a Venecia

Llegar a Venecia en sí ya es toda una aventura larga y cansada. Desde la puerta de nuestra casa hasta la del hotel tardamos alrededor de 6 horas y media y utilizamos 4 medios de transporte diferentes a través de los cuales arrastramos nuestras maletas… y nuestras ganas de llegar al hotel.

Os cuento la mini odisea paso a paso.

Lo primero fue llegar hasta el aeropuerto de Barcelona, elegimos el tren de cercanías de RENFE desde la estación de Sants, son unos 20 minutos de trayecto. Lo que muchos no saben es que se puede pagar este tren con la tarjeta T10 de Transports Metropolitans de Barcelona, con lo cual utilizar este medio no supone un gran dispendio.

Las otras opciones en Barcelona son el autobús (unos 4 €) o el taxi (depende de la hora, el día y las maletas que lleves puede costar unos 25 €), no son más rápidos que el tren pero sí más caros.

Ya estamos en el aeropuerto de Barcelona, hora y media antes de la salida del vuelo, cola de facturación para dejar las maletas, cola para entrar en la zona de embarque, el tiempo de comer y beber algo y al avión.

Después de unas 2 horas de avión llegamos al aeropuerto Marco Polo. Lo que escribimos a continuación para llegar desde aquí hasta Venecia solo te servirá si vas a ese mismo aeropuerto, si llegas a Treviso o a Verona existirán opciones similares.

Tras recoger las maletas, empiezan los trucos y consejos.

Para llegar desde el aeropuerto hasta la ciudad hay 3 posibilidades: autocar (dos empresas diferentes cubren el trayecto, ACTV y ATVO), taxi convencional (4 ruedas) y taxi acuático. Si se va por carretera, las dos opciones te dejan en la Piazzale Roma y son unos 30 minutos, si vas por agua te dejan lo más cerca que puedan de donde pidas ir aunque depende de la estrechez de los canales que se tengan que atravesar y la altura de la marea en ese momento (por este medio se tarda cerca de una hora).

Las diferencias de precio entre estas opciones son mucho mayores, mientras en autocar no pagarás más de 3 €, los taxis van de unos 60 € (el tradicional) a cerca de 100 €(el acuático).

En este caso escogimos lo más cómodo por tiempo y precio y nos decidimos por el autocar. Los de la empresa ACTV son de línea regular sin maletero con lo que sabíamos que sería un jaleo estar con las maletas (y las de los demás) en la cabina aunque era algo más barato, los de ATVO tienen maletero y esta fue nuestra opción.

Si tu viaje es de 3 días o menos, vale la pena comprar el billete de autocar de ida y vuelta, son 5,5 €. Nosotros llegamos un jueves y volvimos un domingo y nos sirvió. Sino, el precio de cada trayecto son 3 € (medio euro de ahorro).

Debes comprar el billete en un mostrador en el interior del aeropuerto (aunque hay expendedores fuera, no tienen la opción de ida y vuelta). Cuando ya tengas el billete sales del aeropuerto y buscas la parada de ATVO a Piazzale Roma (hay otras paradas que van a otros destinos) que está muy cerca.

Tras la espera correspondiente y otros 25 minutos en autocar llegamos a Piazzale Roma, ya dentro de Venecia (dentro pero en una punta).

Para llegar desde esta plaza hasta el hotel de nuevo hay varias opciones: a pié arrastrando las maletas por puentes, escaleras y apartando turistas… o en vaporetto: los autobuses acuáticos de Venecia. El trayecto en Vaporetto cuesta 6,5 € y da derecho a 60 minutos de navegación (es decir, que puedes bajarte de uno y subir a otro durante 60 minutos). También se pueden tomar taxis acuáticos (pero no quisimos ni saber el precio).

Teniendo en cuenta el cansancio acumulado y lo fácil que es perderse en Venecia nuestra elección fue el Vaporetto, la línea 1 lleva hasta el puente Rialto que era el punto más cercano a nuestro hotel (plano de los vaporetto venecianos). Existe la opción de comprar bonos que sirven para coger vaporettos durante varios días, pero nos pareció que no valía la pena. Podéis encontrar la información sobre los mismos en: Venezia Unica.

Para llegar desde el autocar hasta la parada de los vaporetto hay que cruzar la Piazzale Roma en línea recta, no tiene pérdida. Pagas tu billete (que hay que comprar en las taquillas) y esperas a que llegue el tuyo en la dirección correcta. ATENCIÓN: la misma parada sirve para los dos sentidos de navegación.

Tras 20 minutos de navegación por el Gran Canal cruzamos el puente Rialto y descendimos del barco, y en otros 5 minutos (a pié) llegamos a nuestro hotel (por fin).

En definitiva… salimos de casa antes de las 12h del mediodía, utilizamos nuestras piernas, tren, avión, autocar y barco y llegamos a nuestro hotel sobre las 18h30′… ¿es o no una odisea?

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Deja un comentario